Die Hard, Transformers, heavy metal and more

¡Sí, sí, sí! Qué película. Duro de Matar, la original, con todos los one-liners incluidos. Gloriosa, ridícula, completamente ochentosa y mega-violenta, con más escenas imposibles de creer… Pero así eran las cosas en el mundo macho sin cerebro, todo testosterona y ratatatatata, la p que lo p.

La nostalgia me invade. Yipee-ki-yay, motherfucker. En fin, recién termino de verla y la verdad que ya tengo ganas de ver las otras, aunque sea sólo por la acción ultraviolenta y el ratatatata. Es como Rambo, Robocop, Macross. Parte del compendio del “manlymechamissilebarrage” y la idiosincracia “cowboy”/superhéroes de una época que ya no es.

Todo el menjunje de arriba no tiene nada que ver con nada salvo la nostalgia. Me acuerdo de los Transformers, en especial la gran película animada de 1986 y su banda de sonido ochentosamente metalera y glamera, y se me pianta un lagrimón. Crecí con esa música sonando en mi cabeza de vez en cuando. Robots in disguise! More than meets the eye! Era todo lo que un pendejo podía pedir: robots cagándose a palos, misilazos, cañonazos, lo que encontraran a mano. Claro, estaba todo el tema de los jueguetes y demás… Maldito marketing. Pero nada más bueno que un robot que se convertía en pasacassettes, je.

Me horroriza el desastre en el que se sumen aquellos que han padecido los primeros años de esta década y finales de los noventa. Pelmazo que soy. En fin, con respecto al heavy metal, la mágica caja de las sorpresas. Iron Maiden, dioses entre los dioses. Y muy pronto, Black… digo, Heaven & Hell. Tal y como repetía antes, vamos a ver a Dio, o sea, versión humana de una deidad.

Este mundo alzamendi con las tetas y el culo (busto y trasero para los refinados, se supone que soy un profesional recibido y trabajando, debo hablar con propiedad pero eso no me impide carajear y encabronarme de vez en cuando con el mundo) pegados a los ojos… Dios mío. Toda esa cosa emocional, el bla bla bla.  Qué me vienen con los sentimientos y demás, yo les tiro la andanada de misiles y las naves Zentraedi con un Omega Boost y una miko de Gensokyo. Kaguya contra Mokou, Megatron contra Optimus Prime, John McClane y Rambo contra el mundo, Mazinger Z y los robotos poderosos. Aguanten, carajo. Aguanten todos, viva metal. Tan asqueado de lo mundando, tan repodrido de lo mediocre, harto, tan harto.

Creo que LPC (o TCG si la defino en inglés) será también un testimonio contra esto que occure hoy en día. Un cachetazo surrealista más enfocado en los sueños y en conseguir un efecto ‘elevado’ que en las locuras sexuales de Dalí.

Entre otras ‘noticias’ (mejor dicho, compendio de sinsentidos), llegaron Perfect Cherry Blossom (東方妖々夢) e Imperishable Night (東方永夜抄) así que hora de jugar un poco antes de volver al laburo.

Obviamente, la imagen obligatoria (el “loot” o botín) que reasegura y reaviva el miembro inferior, o sea, el ego. ¿Qué se pensaban? (lo obvio, claro)

in-pcb

Uh, faltaba el final:

YOU GOT THE TOUCH! …YOU GOT THE POWER! YEAH!

Acerca de alphaprospector

Writer, editorial consultant and multi-everything of doujin production circle Primum Soft.
Esta entrada fue publicada en Doujin, Life, Meditation/Philosophy, music, Queja/Rant, Rambling, stg/shooter/shmup, Touhou, true heavy metal, update, Visual Novel y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s